Border States adquirirá Dominion Electric Supply Company, Inc. Pulse aquí para saber más.

Los errores de iluminación más comunes

La luz es muy importante para nuestra experiencia del mundo; no sólo es necesaria para ver, sino que está demostrado que influye en nuestras emociones, ciclos de sueño e incluso frecuencia cardíaca. Así que, naturalmente, queremos asegurarnos de que utilizamos la luz de forma consciente e intencionada, sobre todo en casa. Pero incluso los mejores somos víctimas de errores de iluminación que afectan negativamente a la sensación que transmiten nuestros espacios. Hemos reunido los errores más comunes que vemos por ahí, y no se preocupe si ha sido víctima de ellos en su propia casa: nuestros expertos en iluminación pueden ayudarle a solucionarlos todos.

 

  1. Regulación

    Hay una razón por la que los restaurantes atenúan su iluminación por la noche.

    Entrar en un espacio con todas las luces (sobre todo las superiores) a plena intensidad puede ser un shock en el mejor de los casos, y terriblemente poco favorecedor en el peor, sobre todo después de la puesta de sol. Y no se trata sólo de la apariencia; recuerde que nuestros relojes internos responden a los niveles de luz, por lo que exponer a su familia e invitados a una luz intensa en las horas nocturnas puede agitarlos e interferir con su sueño.

    Añadir reguladores que permitan niveles de luz más cómodos tendrá un gran impacto con un coste mínimo. Solo tienes que asegurarte de buscar modelos compatibles con tus bombillas y accesorios, teniendo en cuenta que los LED pueden parpadear o funcionar mal con los tipos equivocados. Los reguladores más recientes también tienen funciones inteligentes y pueden manejarse desde el teléfono, mediante comandos de voz y como "escenas" automatizadas que cambian a lo largo del día.

     

  2. Mezclas de temperatura de color

    Seamos sinceros, una visita a la ferretería para comprar bombillas LED de repuesto puede resultar confusa.

    Si elige los tipos equivocados, acabará teniendo combinaciones embarazosas de colores de luz por toda la casa. Todos lo hemos visto: una luminaria empotrada con un desagradable resplandor blanco azulado justo al lado de otras que hacen todo lo posible por emitir un suave resplandor dorado. ¿Cómo hacer que las cosas sean coherentes? Busca en los envases de las bombillas una barra deslizante y un número que acabe en "K". Esa letra significa "Kelvin" y se refiere a la temperatura de color de la luz que emitirá. La mayoría de los ambientes residenciales deberían estar entre 2700K (más dorada) y 3000K (cálida pero más blanca).

    Evita a toda costa las bombillas "diurnas". Se sabe que su luz azulada institucional interfiere en el ritmo circadiano si te expones a ellas por la noche. Además, harán que tu espacio parezca un Taco Bell. Nadie quiere eso. Excepto quizá Taco Bell.

     

  3. Excesiva dependencia de la iluminación empotrada

    Los diseñadores de iluminación pasamos mucho tiempo hablando de "capas de luz".

    No es sólo un eslogan para vender más luminarias. Los espacios en los que la luz sólo procede de una fuente, sobre todo de arriba, pueden resultar austeros y desagradables, con sombras poco favorecedoras y deslumbramientos molestos. La incorporación de fuentes de luz adicionales, como lámparas, luces de pie, luces de cala e incluso miniluces de acento colocadas en estanterías o aparadores, distribuye la luz por todo el espacio, haciéndolo más amplio y, al mismo tiempo, más suave y acogedor. Por lo general, sugerimos al menos tres tipos de fuentes de luz para cada espacio.

     

  4. Encender las cosas equivocadas

    La luz siempre atrae nuestra atención, así que asegúrate de no dirigir a la gente a mirar al techo.

    En diseño de iluminación, utilizamos el término "deslumbramiento" para referirnos a la posibilidad de ver la fuente de luz. No es nada bueno. Y eso significa que las luces empotradas de la vieja escuela o los grandes fluorescentes rectangulares de la cocina son bombas de deslumbramiento. En su lugar, un buen diseño de iluminación crea grupos de luz concentrada donde queremos mirar: cuadros en las paredes, superficies de mesas y, en zonas de trabajo como la cocina, en las encimeras donde tenemos que trabajar. Una buena iluminación empotrada tiene fuentes de luz empotradas hacia arriba y alejadas de la vista, con ópticas que enfocan la luz hacia donde queremos que vaya. En las cocinas, nos aseguramos de instalar iluminación bajo los armarios para crear luz abundante en las superficies donde se preparan los alimentos.

    Teniendo esto en cuenta, sugerimos evitar la tentación barata de las luces planas tipo wafer/puck siempre que sea posible. A los contratistas y electricistas les encantan porque son una solución fácil de instalar, rápida y barata. Aunque eso está bien en una despensa o un garaje donde se necesita luz brillante y el deslumbramiento no es un problema, no es apropiado en las zonas de estar principales. Su prioridad debe ser un espacio cálido, acogedor y que sea un refugio para usted y su familia.

     

     

    Una buena iluminación en casa no tiene por qué costar un dineral. Basta con tener en cuenta estos principios y contar con las personas adecuadas para guiarte en el proceso. Programe hoy mismo una sesión gratuita de diseño de iluminación con nuestro equipo. Estaremos encantados de demostrarle estos principios (y muchos más) en nuestras modernas salas de exposición de Arlington o Chantilly.

A black and white lantern
Últimas noticias

Noticias y artículos recientes

Desmitificar las casas inteligentes

Hoy en día oímos hablar mucho de las tecnologías domésticas inteligentes, pero no todo el mundo se siente cómodo integrándolas en...

Iluminación circadiana

A medida que salimos de los meses de invierno, los días se van alargando y las mañanas y tardes se vuelven más...

Por qué odiamos los LED

Todos lo hemos visto. Entras en casa de un amigo y entrecierras los ojos. Un cóctel parece extrañamente incómodo y todo el mundo...

es_ESSpanish
Ir al contenido